en Web en Blog

Escuchanos por Internet

PARA AGRANDAR CUADROS E IMAGENES, HACER CLIC SOBRE ELLAS

22.6.20

Salud y Educación avanzan en los protocolos federales para el regreso a las aulas

El Consejo Federal de Salud (COFESA) y el Consejo Federal de Educación (CFE), presididos por los titulares de ambas carteras, el ministro Ginés González García y Nicolás Trotta, se reunieron para analizar el avance de los protocolos para el regreso presencial a las aulas en el marco de la pandemia de COVID-19 y articular el trabajo de ambas carteras post pandemia.


22-06.20 ggg y trottaEl ministro de Salud de la Nación, González García y el de Educación, Nicolás Trotta, presidieron la reunión vía teleconferencia en la que participaron los titulares de las carteras sanitarias y de educación de las 24 jurisdicciones del país para analizar los protocolos de regreso a las aulas y coordinar acciones conjuntas.
Los protocolos se encuentran en un proceso avanzado de elaboración y prevén, entre otros aspectos, el regreso presencial a las clases de forma regional y en función de la situación epidemiológica. Además, una vez que se abran las puertas de escuelas e instituciones educativas, se aplicará un sistema de búsqueda de síntomas para activar los protocolos de detección y aislamiento ante un caso sospechoso.
“Es importante reforzar las acciones de vacunación a través del sistema educativo para evitar enfermedades prevenibles”, afirmó González García. Así, en el marco de la reunión se planteó la posibilidad de que todos los docentes cuenten con la vacuna antigripal como requisito para la vuelta clases y trabajar para que niños y adolescentes cuenten con el Calendario de Vacunación al día.
“Debemos llevar tranquilidad a la comunidad educativa y a las familias con protocolos robustos y acabados para el regreso a las aulas, protocolos que se nutren del trabajo conjunto y de las recomendaciones de los expertos en todas las áreas que nos ocupan. Este proceso también demanda consensos entre todos los actores del sistema y para ello es fundamental la coordinación entre la escuela y los centros de salud, la capacitación y la información transparente”, aseguró Trotta.
Los ministros también acordaron profundizar la articulación entre salud y educación y garantizar el derecho a ambos. La sinergia que se ha logrado en este contexto será fundamental para fortalecer los vínculos a futuro y el trabajo mancomunado de ambas carteras con las 24 jurisdicciones, lo que permite un abordaje integral atendiendo las particularidades de cada provincia.

18.6.20

Establecen protocolo de atención para pacientes con cáncer


 




         

Frente a la pandemia del COVID-19 se hace necesario continuar con los tratamientos. Sociedades oncológicas de todo el mundo establecieron pautas para la atención de los pacientes
Buenos Aires, mayo de 2020. La pandemia del COVID-19 alteró la rutina de tratamiento en los pacientes con cáncer. Si bien el aislamiento social preventivo es la mejor medida para evitar la propagación del coronavirus, esto también afectó el desarrollo de la terapéutica contra el cáncer.
Si bien no se menciona entre los grupos de riesgo a aquellas personas que hoy son tratadas por cáncer, cabe recordar que algunas terapias que utilizan inmunosupresores pueden predisponer al organismo a un mayor riesgo de contraer COVID-19. Sin embargo, la continuidad de los tratamientos es fundamental.
Así, Cáncer con Ciencia de la Fundación Sales recuerda que la orientación profesional se vuelve de extrema importancia para reducir el riesgo de contraer el virus, promoviendo seguridad, tratamiento y reducir el estrés de los pacientes. Por este motivo, 29 sociedades oncológicas mundiales desarrollaron un protocolo con seis áreas de implementación.
La primera área se refiere a los pacientes en general, en donde se hace foco en aquellos que reciben tratamiento con inmunosupresores. El grado de inmunosupresión depende del tipo de cáncer, la edad del paciente, el estado físico, comorbilidades, tipo de terapia y el tiempo transcurrido desde la última terapia.
La segunda área de recomendación se refiere específicamente a protocolos o cualquier medida especial que las personas con cáncer deben tomar para evitar la infección por COVID-19. La mejor manera de prevenir la infección es evitar la exposición al virus mediante la implementación estrictas medidas de higiene. Además, los pacientes deben comunicarse con su médico para averiguar más sobre su riesgo individual. Las medidas higiénicas incluyen lavado frecuente de manos, desinfección de objetos, evitar manipular objetos en lugares públicos y lavar frutas y verduras. Las modificaciones de comportamiento incluyen quedarse en su casa, no reunirse en lugares públicos y no tocar otra gente. Se deben evitar viajes, visitas domiciliarias no esenciales, el uso del transporte público y la compra de alimentos no envasados. Se recomienda el uso de una máscara facial, al menos en lugares con mucha gente, pero no como un reemplazo para otras medidas preventivas establecidas.
La tercera área de recomendación reflexiona sobre qué hacer si alguien es sintomático. Los pacientes con cáncer deben evitar a las personas con una exposición al COVID-19, infectadas asintomáticas y personas sintomáticas infectadas durante al menos 14 días y hasta que sus síntomas se hayan resuelto. Si un paciente con cáncer experimenta nuevos síntomas similares al resfriado, debería contactar a su oncólogo y permanecer en cuarentena.


La cuarta área de recomendación está relacionada con la salud mental: orientación sobre el manejo de la ansiedad y el estrés. Se alienta a los pacientes con cáncer a vivir tan saludablemente como puedan. Algunas recomendaciones incluyen respirar aire fresco, hacer ejercicio físico y actividades creativas, y pasar tiempo de calidad con sus familias. El descanso, el sueño y la alimentación saludable son importantes. Los niveles de estrés y ansiedad de los pacientes son generalmente altos durante la pandemia. Algunas sugerencias para contrarrestar estos sentimientos negativos incluyen la comunicación con amigos y familia, participar en actividades agradables, meditación, yoga y ejercicio físico, comer saludablemente, evitar el exceso exposición a las noticias y seguir una buena higiene del sueño. Se recomienda consultar a su médico y delinear un plan de soporte para no abandonar el plan de bienestar emocional.
Finalmente, la sexta área de recomendación se refiere a los procedimientos en centros oncológicos. Pacientes y visitantes que tienen síntomas o han estado expuestos a una persona infectada no debe visitar su centro oncológico, sino que debe llamar al consultorio de su médico para recibir más instrucciones. Los pacientes sintomáticos que llegan al hospital deben usar una máscara facial e informar sus síntomas a su llegada. Todos los pacientes deben mantenerse a una distancia segura de otras personas. No se debe concurrir con más de un acompañante. Los pacientes y visitantes deben lavarse las manos al ingresar y salir del centro. En el hospital, los pacientes con antecedentes conocidos o sospecha de COVID-19 deben permanecer en salas separadas. Para aquellos pacientes internados sin COVID-19, solo debe permitirse un visitante.
Desde hace más de 40 años la Fundación SALES centra su actividad en el apoyo financiero a investigadores del CONICET que realizan ciencia básica en el amplio espectro del cáncer, con recursos provenientes del aporte mensual de más de 110.000 donantes individuales, cifra que refleja el reconocimiento ciudadano a la tarea del investigador. Además, promueve en forma gratuita grupos de autocuidado para pacientes con cáncer y sus familiares en donde se trabaja con diferentes disciplinas para mejorar la calidad de vida de los pacientes y su entorno.

Más información: www.cancerconciencia.org.ar

Javier Blanco
Mariel Guzmán 


17.6.20

COVID-19: cuidados especiales para personas con obesidad e hipertensión

Ante la pandemia, los especialistas invitaron a las personas con obesidad (enfermedad que afecta a 1 de cada 4 adultos de Argentina[1]) e hipertensión (4 de cada 10[2]) a cuidarse especialmente, ya que tendrían mayores probabilidades de sufrir complicaciones en caso de contraer la infección[3].

Buenos Aires – 17 de junio de 2020 - Recientemente, se presentó evidencia que indica que la obesidad puede agravar la enfermedad respiratoria por COVID-193. En el caso de la hipertensión arterial (HTA), ocurre algo similar y se relaciona con factores como la genética y mecanismos inflamatorios[4],[5]. A la fecha, la HTA sigue siendo una de las enfermedades asociadas más frecuentes en los pacientes con COVID-19[6].
Según la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo, el 25,3% de los adultos en Argentina tiene obesidad1. Asimismo, 4 de cada 10 presentan hipertensión2. “Por este motivo, es particularmente importante que las personas que presenten alguna de estas condiciones tengan cuidados especiales frente a la pandemia, ya que, si contrajeran la infección, podrían tener más probabilidades de que su cuadro se agrave”, detalló la Dra. Rocío Martínez, médica clínica especialista en Hipertensión Arterial y miembro de la Comisión Directiva de la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial (SAHA).
Para quienes presentan hipertensión u obesidad, el Rincón del Hipertenso, un espacio dentro del sitio web de la SAHA, que cuenta con el apoyo del laboratorio Teva, recomienda[7]
:
Continuar con el tratamiento antihipertensivo prescripto por su médico.
Controlarse la presión arterial, idealmente con un tensiómetro automático. Consultar al médico tratante (al menos por teléfono o WhatsApp) tanto si la presión está demasiado alta como demasiado baja.
En lo posible, realizar actividad física dentro del domicilio (caminatas, abdominales, ejercicios para espalda, brazos y piernas). La Organización Mundial de la salud brindó precisiones al respecto[8].
Si bien el descenso de peso está siempre indicado en los casos de sobrepeso y obesidad, durante esta etapa particular, según el caso, se puede aspirar a un objetivo menos estricto, como, mantener el peso sin aumentarlo.
Llevar una alimentación saludable. Tanto la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial como la Sociedad Argentina de Nutrición presentan en sus secciones dirigidas a la comunidad recetas que se pueden hacer en casa[9].
El laboratorio Teva quiere contribuir a la concientización sobre la importancia de tener siempre presentes las medidas de prevención para la población general, incluyendo a aquellas personas con factores de riesgo, que consisten en el lavado de manos frecuente con jabón o soluciones con alcohol, evitar tocarse la cara con las manos sin lavar, toser en un pañuelo y descartarlo o en el pliegue del codo, cubrirse con un tapaboca al salir de hogar, evitar contacto con personas que puedan estar afectadas, mantener el distanciamiento social de dos metros, evitar lugares con alta concentración de personas, restringir al mínimo las salidas y consultar rápidamente por los canales previstos ante síntomas compatibles con COVID-19; en caso de presentar falta de aire, acercarse con urgencia al sistema de salud7.
“Es importante no olvidar el factor psicológico, por lo que también es recomendable realizar tareas agradables y recreativas en casa, mantener contacto con familiares y amigos a través de videollamadas y chats, organizar juegos en red o realizar actividades culturales. A pesar de la situación, no hay que olvidarse del disfrute, de fortalecer el ánimo y el bienestar emocional”, destacó la Dra. Rocío Martínez.
La Organización Mundial de la Salud, define a la obesidad como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. El sobrepeso y la obesidad son factores de riesgo para numerosas enfermedades crónicas, entre las que se incluyen la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer[10].
La obesidad fue descripta como factor de riesgo para la infección pulmonar[11] asociándose con una ventilación defectuosa sobre todo en la base de los pulmones[12]. Esto podría estar relacionado a la liberación de sustancias que favorecen la inflamación en los distintos tejidos, lo que genera un estado de inflamación crónica característica de la obesidad abdominal. Esto puede afectar nuestra respuesta inmunológica teniendo efecto sobre el tejido pulmonar y los bronquios[13].
Además, existe una asociación entre el aumento de la presión arterial y el incremento de peso[14]. “Las personas con obesidad tienen una probabilidad 3,5 veces mayor de tener HTA. Para ambas condiciones existen factores modificables, principalmente la alimentación, el estrés, el sedentarismo y el tabaquismo[15]”, concluyó la Dra. Martínez.
Por otro lado, la hipertensión arterial (HTA) se caracteriza por cifras de la presión arterial iguales o mayores a 140 mm Hg de PAS o máxima y/o 90 mm Hg de PAD o mínima. La HTA sigue siendo la principal causa de muerte en el mundo y es el principal factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares[16].

Sobre Teva
El laboratorio Teva ha estado desarrollando y produciendo medicamentos para mejorar la calidad de vida de las personas durante más de un siglo. Somos uno de los líderes mundiales en medicamentos genéricos y especializados, con un portfolio que incluye más de 3.500 productos para casi todas las áreas terapéuticas. Alrededor de 200 millones de personas en el mundo toman medicación de Teva todos los días. Más información en www.teva.com.ar

[2]Delucchi A, Majul C, Vicario A, Cerezo G, Fábregues G. Registro Nacional de Hipertensión Arterial. Características epidemiológicas de la hipertensión arterial en Argentina. Estudio RENATA 2. Rev Argent Cardiol 2017; 85:354-60.
[3]Asociación Europea para el Estudio del a Obesidad https://easo.org/covid-19-and-obesity/
[4] Dawes MG, Bartlett G, Coats AJ, Juszczak E (2008) Comparing the effects of white coat hypertension and sustained hypertension on mortality in a UK primary care setting. Ann Fam Med 6:390–396
[5]Oparil S, Zaman MA, Calhoun DA (2003) Pathogenesis of hypertension. Ann Intern Med 139:761–776.
[6] Zhou F, Yu T, Du R, et al. Clinical course and risk factors for mortality of adult inpatients withCOVID-19 inWuhan, China: a retrospective Cohort study. Lancet. 2020;395(10229):1054-1062. doi: 10.1016/S0140-6736(20)30566-3
[11]Kerkhove MDV, Vandemaele KAH, Shinde V, et al. Risk Factors for Severe Outcomes following 2009 Influenza A (H1N1) Infection: A Global Pooled Analysis. PLOS Medicine 2011; 8:e1001053.
[12] Peters U, Dixon AE. The effect of obesity on lung function. Expert Rev Respir Med 2018; 12:755–767.
[13]Huttunen R, Syrjänen J. Obesity and the risk and outcome of infection. Int J Obes2013; 37:333–340.
[14] Wang Y, Wang QJ. The prevalence of prehypertension and hypertension among US adults according to the new Joint National Committee guidelines. Arch Intern Med 2004; 164:2126-34.
[15]DildarKonukoglu and HafizeUzun. Endothelial Dysfunction and Hypertension. AdvExpMed Biol. 2017; 956:511-540.

11.6.20

Disminuyeron las consultas y la vacunación en pediatría a causa de la cuarentena - SAP

Bajaron tanto los controles periódicos como las urgencias y la vacunación

Por temor a contagiarse en el centro de salud o en el vacunatorio, dificultades para trasladarse o debido a mensajes poco claros desde el sistema de salud, los padres han dejado de llevar a los niños a las consultas, con el riesgo que ello implica en la salud de los más pequeños.
.Según un relevamiento realizado en el mes de mayo ’20 en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) por el Observatorio de la Deuda Social Argentina (OSDA) de la UCA, un 22% de los hogares demoró la vacunación de sus niños y un 44% postergó la visita de control preventiva de al menos uno de los niños/as a causa de la cuarentena[1].
.También los pediatras detectan abandono temprano de la lactancia materna y alimentación complementaria inoportuna en los menores de un año, inadecuado acompañamiento a las familias en las etapas madurativas del niño y diagnóstico tardío de patologías, que con controles de rutina pueden ser detectadas precozmente.
. Desde la Sociedad Argentina de Pediatría, afirman que están generadas las condiciones para una ‘consulta pediátrica segura’ y advierten sobre la desatención a los derechos del niño.

Buenos Aires, 10 de junio de 2020 – Pareciera que el COVID ha invisibilizado al resto de las enfermedades pediátricas y eliminado por completo los motivos de consulta. Se observa que en los padres surgen dudas sobre la necesidad de realizar consultas que antes de la pandemia eran absolutamente habituales’. Así lo afirmaron especialistas de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), alarmados por la disminución de los controles y del cumplimiento de los esquemas gratuitos y obligatorios de vacunación.
Según un relevamiento realizado en el mes de mayo ’20 en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) por el Observatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA) de la UCA, un 22% de los hogares demoró la vacunación de sus niños por efecto de la cuarentena, correspondiendo mayoritariamente a los estratos medios bajos y bajos. Mientras que el 44% reportó que tuvieron que postergar la visita de control preventiva de salud de al menos uno de los niños/as del hogar, situación que se evidenció en forma más extendida, ya que afectó también a grupos que presentan bajos niveles de déficit en la atención de la salud de los niños/as, como son los sectores medios altos y medios profesionales y no profesionales1.
‘Miedo a concurrir a los centros de salud y vacunatorios, dificultades con el transporte y la circulación y, en gran medida, confusión por mensajes poco claros desde el propio sistema de salud, son algunos de los motivos que permiten explicar esta disminución en las consultas y en la cobertura de vacunación’, sostienen desde la SAP.
“Esta ausencia de consultas está provocando atrasos en el cumplimiento del calendario nacional gratuito y obligatorio de vacunación, sobre todo en el primer año de vida, que es el momento donde se concentra la mayor cantidad de vacunas para prevenir enfermedades muy graves como meningitis, neumonías, tétanos, difteria, coqueluche y sarampión”, subrayó el Dr. Jorge Cabana, médico pediatra, ex presidente de la SAP.
“También puede generar la incorporación de alimentación complementaria inoportuna en los más pequeños, inadecuado acompañamiento familiar en las etapas madurativas de los niños, falta de adherencia a las medidas de prevención y detección tardía de determinadas patologías o condiciones que pueden diagnosticarse precozmente en controles de rutina”, resumió el Dr. Cabana.
Por su parte la Dra. Ángela Nakab, médica especialista en pediatría y adolescencia, también miembro de la SAP, destacó que “la ausencia de controles en los recién nacidos y lactantes atenta contra la consolidación de la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida, y complementaria hasta los 2 años”.
Una especial preocupación de los especialistas es la demora en consultas que son de urgencia: “observamos una tardanza exagerada y muy peligrosa de consultas ante cuadros con síntomas claros; estamos viendo internaciones por complicaciones que podrían haberse evitado con una consulta más precoz, como neumonías con derrame pleural y apendicitis con peritonitis, entre otras”, insistió la Dra. Nakab.
Otro foco de alarma está puesto en los chicos y adolescentes que presentan enfermedades crónicas como diabetes, enfermedad renal, cardiopatías, enfermedades respiratorias crónicas, las de origen endocrinológico, inmunodeficiencias, las relacionadas con la salud mental, la enfermedad inflamatoria intestinal, enfermedades neurológicas, hipotiroidismo, tuberculosis y también reumatológicas como la artritis reumatoidea o el lupus, entre muchas otras.
“Todas éstas son patologías que necesitan de un control periódico y en las cuales la falta de consulta médica puede traer aparejadas importantes complicaciones, tanto para el niño como para su familia, requiriendo una red de sostén y acompañamiento permanentes”, sostuvo la Dra. Nakab.
“En general el niño, niña o adolescente con enfermedad crónica o con capacidades diferentes depende de un seguimiento específico, que es mejor realizado por el profesional que conoce su historia junto a un equipo interdisciplinario. Los cambios de profesional o las ausencias son peor toleradas y pueden atentar contra el éxito del seguimiento”, completó el Dr. Cabana.
Desde la SAP, enfatizan que están generadas las condiciones para una ‘consulta pediátrica segura’, tanto las de control como las de urgencia, y tanto para el paciente y su acompañante como para el personal administrativo, de limpieza, el médico tratante y los demás profesionales de salud que intervienen.
Esto se cumple mediante protocolos muy estrictos que promueven el alejamiento temporal de los turnos, distanciamiento en salas de espera, equipos de protección personal, higiene y disponibilidad de alcohol en gel y lavado frecuente de manos, entre otros. Existe además una separación edilicia muy clara dentro de las instituciones, que mantiene apartada el área para los pacientes sospechosos (por ejemplo, febriles) de los consultorios para niños sanos y los vacunatorios.
Con respecto a las teleconsultas, es importante tener en cuenta que si bien son muy útiles y resuelven un número considerable de situaciones, no reemplazan a la consulta presencial, en la que se puede realizar un examen clínico y una observación más profunda, sobre todo en el primer año de vida del niño o frente a síntomas que evidencien cuadros importantes. ‘Debe evitarse el abuso de la teleconsulta, ya que no propicia el mejor escenario para hacer un diagnóstico certero y genera un distanciamiento en el interacción médico-paciente’ pregonan desde la SAP.
Otra de las preocupaciones de los pediatras con relación a la pandemia es que se ha generado toda una situación que contribuye a que no estén respetándose los derechos de los niños y que, como en toda contingencia de crisis, la pandemia COVID-19 ha puesto más en evidencia y agravado muchas inequidades y desigualdades en ese sentido.
“Aun cuando no discutimos las medidas tomadas por la pandemia, la realidad es que nadie se ha preocupado por escuchar a los niños. Siendo los menos vulnerables al virus, son los que mayor limitación de derechos están teniendo”, afirmó el Dr. Cabana.
“Los niños han recibido instrucciones que han modificado todas sus rutinas, viviendo en forma simultánea la ansiedad e inseguridad de los adultos. Según su edad, maduración y contexto social esto los expone y los hace muy frágiles”, insistió.
Muchos de los elementos que hacen a la esencia de la niñez han sido drásticamente alterados: la interacción social con sus pares, el acercamiento con los afectos y el disfrute del tiempo de ocio en las actividades recreativas y deportivas. Por lo tanto, desde la SAP exhortaron a estar conectados con los niños, hacer seguimiento, identificar signos de alarma y saber que el equipo de salud está para acompañar y actuar en todo lo que sea necesario.
‘La educación –cuando las condiciones sociales permiten mantenerla– es una educación centrada en deberes o tareas, lo que no constituye el verdadero aprendizaje. Una consecuencia de la falta de escolaridad y del aislamiento social es la mayor exposición a la violencia intrafamiliar, a depredadores sexuales en las redes sociales, a la mala alimentación, al sedentarismo y al abuso de pantallas, entre otras situaciones’, refieren.
“Frente a este panorama, las voces de los niños no han sido ni son escuchadas, no se ha indagado acerca de sus sentimientos, miedos y ansiedades. Podemos decir que la ausencia de las voces de los niños también es una consecuencia de la pandemia. Mención especial merecen los niños de padres pertenecientes al personal de salud, que sufren miedo y angustia específica ante la posibilidad de contagio. Además, los niños han sido señalados como posibles difusores de la pandemia, con el temor de poder ser vectores de la infección de sus mayores, lo que aumenta su estrés y vulnerabilidad”, concluyó el Dr. Cabana.
Desde la SAP consideran que tanto las Instituciones como los consultorios pediátricos individuales están en condiciones de ofrecer una consulta con todas las normas de seguridad, distanciamiento social, higiene y protección personal, a fin de acompañar a las familias en el cuidado de todos los aspectos de su salud. Por eso recomiendan:
·         Mantener las consultas y controles necesarios, solicitando turnos programados.
·         Especialmente en el primer año de vida, realizar todos los controles de salud y así poder anticiparse a cualquier dificultad que pudiera surgir.
·         Respetar estrictamente los horarios estipulados y las normas de higiene y distanciamiento del centro de salud.
·         Pautar la manera de acceder a los vacunatorios y así cumplir con los cronogramas establecidos por el Calendario Nacional.
·         Promover la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses de edad
        Cuando sea posible, hacer un uso adecuado de alternativas no presenciales de consulta (WhatsApp y/o Telemedicina) en las situaciones que puedan resolverse por este medio.
         Consultar cuando sientan que la situación en el hogar está siendo muy difícil en el aspecto emocional o de contención.
·         Acompañar y escuchar qué nos están diciendo los niños y adolescentes en este momento, qué está pasándoles, qué es lo que quieren hacer, qué piensan, cómo se sienten y cuáles son sus temores.

 Sociedad Argentina de Pediatría


Contacto de Prensa
JM Oribe Comunicaciones
José María Oribe

Seguidores

Translate

Vistas a la página totales


en Web en Blog